¿En Singapur se puede comer chicle?

Masticar chicle es ilegal en este país. El razonamiento es simple, el chicle masticado termina en todas partes, desde las aceras y bancas públicas, hasta el metro, las estatuas y otros bienes que forman parte del mobiliario urbano. Escupirlo en el suelo podría costarle más de $ 1,000.

Historia

Singapur moderno es casi irreconocible en comparación con sus primeros años. Poco después de su creación como nación soberana en 1965, el singapurense comenzó a implementar una serie de leyes que apuntaban a convertir al pequeño país en un paraíso del sudeste asiático. Poco tiempo después procedió a convertirse en un titán de comercio.

Durante años, la Junta de Desarrollo de la Vivienda había gastado S $ 150,000 anualmente para retirar el chicle que se había desechado en las aceras, en los agujeros de las cerraduras, alrededor de urbanizaciones e incluso en los asientos del transporte público.

Inicialmente, no se había propuesto una prohibición total, se trataba de brindar educación a la población y se cobraría multas a los reincidentes. Todo esto cambió en 1987 con el lanzamiento del sistema Mass Rapid Transit . Los costos del sistema sumaron $ 5 mil millones y los políticos estaban muy entusiasmados con la forma en que modernizaría e incluso revolucionaría la ciudad.

Fue cuando la gente comenzó a pegar goma de mascar en los sensores de la puerta del tren, causando el mal funcionamiento de las puertas y resultando en largas interrupciones de los servicios del tren.

Lo que dice la ley

Hoy en día, la aplicación de la ley se ha aligerado, y pequeñas cantidades de estas cosas se pueden traer al país para uso personal, aunque la mayoría de los singapurenses simplemente prefieren evitarse problemas y no los hacen.

Sin embargo, existen ciertas excepciones a la ley. Si alguien tiene una razón médica para masticar, entonces están libres de la ley si lo receta un profesional médico. Desde que se firmó el Acuerdo de Libre Comercio entre los Estados Unidos y Singapur en 2004, las farmacias ofrecen goma de mascar con beneficios para la salud, tales como goma dental o goma de mascar de nicotina y otras gomas sin azúcar, y además, nadie impedirá que tenga algunos paquetes en su bolsa cuando regresa del extranjero.

En 1992, la prohibición fue introducida por el presidente Goh Chok Tong, y hubo fuertes opiniones a favor y en contra. Los defensores de la prohibición estaban complacidos de ver el fin de la antiestética molestia, especialmente aquellos cuyos trabajos implicaban raspar goma de varias superficies. Los opositores, por otro lado, consideraron que la prohibición repentina era demasiado dura y restrictiva para las libertades individuales de las personas.

La prohibición de la goma de mascar es solo una de varias leyes para mejorar la limpieza de la isla, que incluye leyes contra tirar basura, crear graffitis y escupir.

La prohibición sigue siendo uno de los aspectos más conocidos de la vida en Singapur, junto con las leyes del país contra expulsar “mucosidad de la nariz” y orinar en cualquier lugar que no sea un inodoro.

¿Qué te ha parecido? Comenta!

comments