Que es la vesícula y sus síntomas

Vesícula

La vesícula es un órgano que está unido a un conducto que entrelaza al intestino delgado y al hígado. Asimismo, esta relación lleva a que su misión principal sea la de almacenar el flujo de bilis transmitida por el hígado y consecuentemente depositada en el intestino delgado mediante la digestión.

Es de tamaño pequeña, pero de gran ayuda, pues este desempeña un funcionamiento digestivo esencial para el cuerpo humano. Mide aproximadamente de entre 5 a 7 centímetros de diámetro y su forma es similar a la de una pera.

Se encuentra ubicada del lado derecho de la cavidad abdominal, exactamente por debajo del hígado. Es imprescindible conocer que si no se lleva una adecuada alimentación, ni se toman medidas de cuidados para este órgano, el mismo puede llegar a tener graves problemas, de manera que acarrearía como consecuencias varios tipos de enfermedades.

Síntomas

Sus síntomas son notorios, como ejemplo de ello se puede encontrar la patología inflamatoria, también conocida como colecistitis, la cual consiste en la inflamación de la vesícula, causando así fuertes dolores en su área.

Cabe mencionar, que al producirse una inflamación de la vesícula, se puede descartar la manifestación de diferentes enfermedades, entre las cuales se pueden mencionar las siguientes:

  • Presencia de cálculos o litiasis
  • Cáncer
  • Pancreatitis por cálculos
  • Pólipos en la vesícula

Se puede comprobar la aparición de alguna enfermedad gracias a la elaboración de una resonancia magnética, de una endoscopia o una radiografía simple de abdomen.

En lo que respecta, como ya hemos mostrado, la vesícula si es un órgano importante, pero que no es imprescindible, incluso, es posible la extirpación de ella a través de una cirugía y así acabar con estas posibles enfermedades de las cuales se hablará a continuación:

  • Presencia de cálculos o litiasis (piedras en la vesícula): las partículas biliares son producidas por la cristalización de la bilis, líquido que es producido por el hígado y que es secretado en si dentro del intestino delgado, el cual tiene como objeto ayudar a digerir las grasas que se consume; el flujo que se produce se endurece debido a un exceso de grasas consumidas y se alojan en la vesícula, transformándose en cálculos o piedras.

 

No es necesario un tratamiento si no se presentan síntomas, por el contrario, requiere un tratamiento de antibióticos intravenoso y la extirpación de la vesícula biliar.

 

  • Cáncer: la aparición de esta enfermedad se produce por la intervención de cálculos en la vesícula, convirtiendo así las vías biliares en una fuente reproductora de tumores.

 

  • Pancreatitis por cálculos: esta patología surge a través de la aparición de cálculos en la vesícula, obstaculizando así las enzimas digestivas del páncreas, ocasionando una inflamación en el mismo. Esto ocurre porque el páncreas y la vesícula realizan su drenaje por la misma salida.

 

  • Pólipos en la vesícula: consistente a pequeñas alteraciones de la mucosa de la vesícula biliar, siendo esta la pared de la parte interna del órgano. Su tratamiento es el mismo que el de aparición de cálculos.

 

 

¿Qué te ha parecido? Comenta!

comments