Consejos para ahorrar gasolina con una conducci贸n eficiente

Son muchos los elementos que hacen que un coche consuma más combustible del que debería, por lo que es importante tener una conducción eficiente. Desde el aire acondicionado hasta los neumáticos tienen mucho que ver en esto y, si quieres saber cómo evitar gastar más dinero repostando, tenemos unos consejos.

Practica una conducción eficiente para ahorrar combustible

Lo más probable es que cada día puedes notar cómo el precio de la gasolina y el diésel sube más, motivo por el cual es importante que sepas las maneras de ahorrar más y evitar repostar muchas veces durante un corto periodo de tiempo.

El truco está en el que el conductor debe tener mayor cuidado al momento de circular, lo cual le permitirá conseguir que su auto gaste menos. Esto también se puede ver reflejado de manera positiva en el ambiente, ya que rebaja las emisiones contaminantes que provienen del mismo.

Hay muchas técnicas y trucos relacionados que se pueden aprovechar para una conducción eficiente, como proveer un buen mantenimiento.

Todos funcionan bien y son fáciles de llevar a cabo, además de que son útiles para todos los tipos de autos, ya sean de diésel, gasolina, híbridos y más, por ello te mostraremos cada uno a continuación.

En caso de que dudes de su efectividad, puedes comprobar los resultados rápidamente si comienzas a sacar cálculos. Allí podrás notar que puedes ahorrar hasta más de un litro de combustible por cada 100 km recorridos.

Usar el freno del motor

Es normal que las personas frenen el acelerador de forma abrupta cuando están frente a una curva, semáforo o tráfico, pero esto no es lo más recomendable para un vehículo, puesto que irá desgastando sus piezas y sistema, lo cual también ocasionará que se deba gastar aún más en mantenimiento.

Por eso es recomendable el freno motor, que permite avanzar el coche una misma corta distancia, con la diferencia de que no consume lo mismo y beneficia más.

Para usarlo, solo debes soltar el acelerador cuando ya te des cuenta a una distancia de alrededor de 200 metros o menos que debes frenar por un semáforo o vehículo que obstaculice el paso. Esto hará que casi se detenga el suministro de gasolina, reduciendo el consumo hasta un 2% más por cada vez que lo hagas.

Otro consejo es que conduzcas siempre manteniendo una distancia de seguridad prudente, es decir, no faltar a la prohibición de ubicarse muy cerca de un camión con el fin de ahorrar más combustible, al evitar la resistencia del viento.

También es importante tener un amplio campo de visión, pues de esta forma podrás ver dos o tres vehículos que estén más al frente.

No revolucionar en exceso el motor y viajar con la marcha más larga

Si quieres mantener el buen funcionamiento del motor, lo menos que debes hacer es exceder las revoluciones en él y para ello hay muchas cosas que empezar a hacer diferente, como las marchas.

La forma de optimizar al máximo el cambio de marchas es esperar el tiempo adecuado para hacerlo y circular lo más que se pueda en las marchas más largas y a bajas revoluciones.

En caso de estar manejando en las calles de una ciudad, lo mejor es utilizar la cuarta o quinta marcha y siempre respetando los límites de velocidad.

Para saber exactamente cuándo hacer el cambio a la siguiente velocidad, debes tener en cuentas varios aspectos: el primero es el tipo de motor, sea diésel o de gasolina, pues las revoluciones cambian; luego puedes basarte en la velocidad del auto (con el sonido del motor) o en el cuentarrevoluciones, para ejecutarlos.

En el caso de un motor diésel se aconseja cambiar a la otra cuando esté entre las 1.500 y 2.500 rpm, mientras que en el de gasolina se debe hacer entre los 2.000 y 2.500 rpm.

Son muchos los modelos de autos que tienen una mecánica automática, pero siempre es bueno saber hacerlos por sí solos.

Mantener una velocidad constante y baja

Hay dos puntos a considerar con respecto al desplazamiento: la velocidad al avanzar y cómo se mantiene, pues resulta que en algunos casos la velocidad resulta ser uno de los principales antagonistas del ahorro de gasolina.

Para que esto no ocurra, sino que sea una aliada para llegar a cualquier parte, lo que se debe hacer es reducirla ligeramente, no es necesario el paso de tortuga.

Si implementas dicha regla en el uso diario es bastante favorecedor, especialmente en los viajes por autopistas, donde bajar de 120 km/h a 110 km/h puede llegar a disminuir el gasto hasta 0,3 litros por cada 100 kilómetros. Por otro lado, circulando en el tráfico, es mejor bajar aún más la velocidad.

Es importante mantener una fluidez al conducir y para lograrlo lo que se debe hacer es evitar acelerar, frenar abruptamente o cambiar de marcha sin necesidad.

Lo mejor es tener el sistema de control de crucero en el coche, de forma que te ayude a mantener una velocidad estable, pero si no, también puedes anticipar las acciones.

Hacer uso del control de crucero

Con el objetivo de tener una conducción flexible, tanto en el consumo de combustible como en la de energía, será necesario que uses el control de crucero, diseñado para controlar la velocidad, mayormente al circular en las autopistas.

Este forma parte del sistema de coche y, gracias a los sensores que posee, es capaz de proporcionar una información más precisa sobre el acelerador que una persona a la hora de mantener la velocidad indicada.

Durante una cuesta arriba, nuestro mejor consejo es marcar una velocidad un poco inferior a lo normal, para no forzar el motor y por consiguiente ahorrar.

Dejar los acelerones

Las aceleraciones ejecutadas de forma repentinas suponen otro esfuerzo extra que el motor debe hacer, por lo que aumenta el consumo. Esto es para todos los tipos de coches, ya sean de combustión, 100% eléctricos o híbridos.

También esto está muy relacionado a los frenazos en posibles paradas. Si lo haces bien, estarás ahorrando hasta un 20% más de gasolina.

Otra cosa que se debe evitar es dar acelerones mientras el coche está recién encendido y cogiendo su temperatura adecuada. Son muchos los que piensan que con esto lograrán calentarlo más rápidamente, pero lo cierto es que no cambia nada y el proceso de calentamiento igual tardará algunos minutos.

Busca las rutas con bajadas

Utilizar los descensos es una de las mejores formas de ahorrar combustible y lo que debes hacer es aprovechar la inercia al momento de manejar, para adelantar el cambio de marchas a bajas revoluciones.

Por otro lado, si te encuentras en una subida inevitable, lo que debes hacer es retrasar todo lo que se pueda la reducción de la marcha y para ello se debe aumentar un poco la presión sobre el acelerador, pero jamás pienses en pisar a fondo, porque estarás desperdiciando gasolina.

Proporciona un buen mantenimiento a la mecánica

Esto consiste en una simple operación básica, la cual se relaciona con la limpieza de los filtros y cambios de aceite. Esto ayudará al motor a funcionar de mejor forma y será muy útil para la reducción de consumo, debido a que de esta manera las fricciones internas van a disminuir.

También es importante proporcionar un buen mantenimiento, pues ralentiza el desgaste de diferentes componentes, como el volante, pues circulará bien y no se sobre esforzará.

Con esto se puede conseguir un ahorro de entre 0,1 y 0,4 litros por cada 100 km recorridos, así que se suma más a los otros puntos.

Utiliza la inercia

Tomando en cuenta lo anteriormente explicado sobre los acelerones, mientras menos se hagan, menos se consume, por lo que otra forma de evitarlos es a través de la inercia, permitiendo así que el auto se desplace con la velocidad que ya tenía, sin la necesidad de presionar el acelerador.

Tal es su efectividad, que puede llegar a recortar el gasto a gran escala, pues puede ahorrar hasta medio litro más.

Se recomienda en la mayoría de los casos más en ciudad, ya que las calles tienen más obstáculos que requieren de frenar, como un semáforo, tráfico o algún camión de carga que obstruya el paso.

Esto no es más que avanzar por un tiempo manteniendo una velocidad uniforme y al saber que hay algo por lo que se debe parar más adelante, dejar de pisar el acelerador. De esta forma se dejará llegar al lugar bajando poco a poco la velocidad y como si planeara sobre las calles.

En caso de que quieras hacer esto mismo, pero en autopistas y carreteras, solo debes tratar de aprovechar todas las bajadas y así levantar el pie. Ahora bien, al hacerlo debes usar una marcha engranada, evitando poner un punto muerto.

Apaga el motor al hacer paradas largas

Si vas a hacer una parada prolongada, como esperar a alguien u orillarte a atender una llamada urgente, lo mejor que puedes hacer es apagar el motor, puesto que este, aunque no lo parezca, gasta más estando en este modo ralentí que al apagarlo y arrancar nuevamente.

Para tener una estima, el combustible consumido por un motor en ralentí es de alrededor de 0,6 litros por una hora en ese estado y por cada cilindrada.

En contexto, un motor que sea de 1,5 litros llega a consumir aproximadamente un litro de gasolina por permanecer una sola hora detenido y encendido. En este sentido, sin darnos cuenta podríamos llegar a gastar un depósito completo sin movernos en solo 2 o 3 meses, lo que variará según la cilindrada del auto.

Considera la aerodinámica del vehículo

Muchos parecen no estar al tanto de que todo lo que se relacione con romper la aerodinámica del coche o de alguna forma interrumpir el flujo de aire, va a ocasionar que se necesite de más energía, para poder moverse.

Es por ello que en casos específicos, como el de las ventanillas, se recomienda mantenerlas cerradas al estar circulando a alta velocidad, ya que el flujo de aire que entra por allí hace que se ralentice.

Lo mismo ocurre con los cofres de techo o las bacas, los cuales son útiles para trasladar más equipaje en caso de un viaje, pero fatal para la aerodinámica.

Afectan tanto de forma negativa que hacen que el motor deba consumir más gasolina y por esta razón se recomienda que si tienes una puesta, pero no harás un viaje o no es imprescindible, la desmontes.

Por otro lado, esto también es ideal para eliminar esos objetos innecesarios que solo agregan peso, lo cual es otro factor que desfavorece el ahorro, pues se estima que transportar hasta 100 kilos demás, puede subir el gasto a 0,3 litros, así que baja todo lo que no uses o sea de provecho.

Planificar las rutas de viaje

Una conducción eficiente requiere de otros elementos a considerar, como las rutas que se toman día tras día, para llegar al trabajo o a otros lugares, ya que si están ubicados a cientos de kilómetros, tardarás más en llegar si escoges siempre las más largas y con mayor tráfico; por ende, gastarás más combustible.

Trata de analizar la orografía de las rutas, para saber qué elegir: si autopistas o autovías. También procura aprender la sincronización de los semáforos, para usar la inercia y evita los pesados atascos.

No lo tengas por menos, puesto que alargar aunque sea solo 10 minutos más de un recorrido que duraba una hora puede aumentar el consumo hasta un 14%.

Revisa el coche en la ITV

Por último, es de sabios acatar las indicaciones de los fabricantes, por lo que es necesario pasar por la Inspección Técnicas de Vehículos, la cual es obligatoria después de que el coche supere los cuatro años de antigüedad. Luego de la primera vez se debe pasar cada dos años.

Con esto podrás comprobar que los principales elementos, que son clave para la seguridad del vehículo, estén en perfectas condiciones, así como sus emisiones.

La regla general es que un coche en buen estado es un vehículo que consume mucho menos combustible que aquel que no lo está. Así, con uno limpio, siguiendo su mantenimiento al día y sin averías, puedes lograr esto.

驴Qu茅 te ha parecido? Comenta!

comments

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si contin煤a navegando est谩 dando su consentimiento para la aceptaci贸n de las mencionadas cookies y la aceptaci贸n de nuestra pol铆tica de cookies, pinche el enlace para mayor informaci贸n.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies