¿Cuáles son los fallos más comunes para no pasar la ITV?

Seguramente a muchos nos ha quitado el sueño pensar que nuestro coche no pueda pasar la Inspección Técnica del Vehículo (ITV). Probablemente nuestro vehículo se encuentre aparentemente bien, pero nos preocupa que ocurra algún fallo inesperado durante la inspección. ¿Cómo podemos salir airosos ante la revisión?, ¿A qué aspectos debemos prestar atención para evitar que sea detectado algún fallo? Esas y otras preguntas las responderemos con detalles para que puedas evitar caer en errores al momento de pedir cita en la ITV.

La intensión de la ITV es garantizar el buen estado mecánico del vehículo, ajustado a la ley y al medio ambiente, así como la vigencia de todos los trámites administrativos asociados a su circulación. De esta forma, se garantiza tanto nuestra seguridad al utilizarlo como la del resto de usuarios de la vía.

¿Cuáles son los fallos más comunes para no pasar la ITV?

¿Qué debes revisar antes de ir a la ITV?

Presta especial atención a estos 10 elementos que serán inspeccionados en la ITV y que deberías revisar previamente en una visita a tu taller de confianza:

  1. Sistemas de iluminación: comprueba el funcionamiento de las luces largas, cortas, de posición, intermitentes, antiniebla, de marcha atrás y luces de freno. Si tu coche cuenta con lavafaros, comprueba también su operatividad.
  2. Neumáticos: debes estar atento a que la banda de rodadura de los neumáticos sea superior a 1,6 mm y no tener deformaciones.
  3. Cinturones de seguridad: los pretensores deben funcionar de manera correcta.
  4. Frenos: revisa los discos, las pastillas y la tensión del freno de mano.
  5. Parabrisas: verifica que las escobillas limpien de manera correcta los cristales. El líquido limpiaparabrisas debe salir correctamente por los difusores. También comprueba que no haya roturas en el cristal.
  6. Sistema de escape: si tu vehículo es diesel, te recomiendo rodar unos kilómetros a revoluciones más altas para limpiar el hollín acumulado.
  7. Puertas: comprueba que estas se abren y cierran correctamente.
  8. Aceite: mide el nivel de aceite y revisa si tiene fugas.
  9. Suspensión: inspecciona el estado de amortiguadores, muelles y rótulas.
  10. Carrocería: asegúrate de que tu coche no tiene desperfectos importantes, especialmente en la matrícula y los retrovisores.

¿Qué documentación tienes que presentar en la ITV?

  • Ficha técnica o tarjeta ITV
  • DNI del conductor
  • Acreditación del seguro obligatorio. En algunos casos se comprueba de manera digital.
  • Permiso de circulación del vehículo.

La ITV es una operación periódica a la que deben someterse todos los vehículos que están matriculados en España y circulan por sus carreteras. Esta revisión se torna más preocupante cuando tu vehículo tiene ciertos años, pero con unos sencillos consejos de mantenimiento puedes evitar fácilmente que te saquen algunos fallos leves en la ITV.

El parque automotor de España se situó en 29,7 millones de unidades al cierre de 2019. Las estadísticas de la DGT señalan que 1 de cada 5 vehículos es rechazado en la ITV. Un 24% de vehículos no superan la revisión por fallas en el sistema de alumbrado y señalización, un 22% en ejes, neumáticos y suspensiones, el 15% por el sistema de frenos y un 13% por los sistemas anticontaminación.

Fallos más comunes en la ITV

El sistema de alumbrado

Mantener en óptimas condiciones el sistema de alumbrado del coche resulta vital para la conducción. Estos son los defectos más frecuentes detectados en la ITV. Arreglarlo no es complicado y puedes hacerlo fácilmente antes de pedir cita previa en la ITV. Es recomendable efectuar una revisión periódica del sistema de alumbrado para evitar posibles averías.

Aspecto exterior

En cuanto a los datos del acondicionamiento exterior del vehículo, se aprecia que existen casi 4 millones de coches con problemas en la carrocería y chasis. Es el caso de los arañazos muy profundos, deterioro o golpes en la carrocería. La carrocería del vehículo está directamente relacionada con el confort, seguridad y coste del vehículo.

Motor y transmisión

Muchos de los fallos leves que encuentra la ITV están relacionados con el motor y la transmisión. Los más habituales son las fugas de aceite o problemas en el sistema de refrigeración del motor, así como las gomas o algunos componentes en mal estado. También es importante comprobar el estado del radiador, bomba de agua y la correa del ventilador.

Los frenos

En base a los datos del Ministerio de Industria, la prueba del frenómetro de las ITV revela una suma total de 2.351.313 fallos leves y 1.117.901 fallos graves, lo que da como resultado un total de 3.469.214 de defectos. El sistema de frenos debe funcionar con precisión para poder pasar la prueba de revisión.

La matrícula

La matrícula siempre debe de estar en buen estado de conservación antes de pedir la cita en la ITV. Debe leerse perfectamente y, además debe coincidir el número de bastidor con la documentación. Los defectos graves en las matrículas ascienden a 2.418.198 fallos.

Neumáticos, ejes, suspensión y ruedas

El fallo leve más común en la ITV es que los neumáticos estén gastados, pero el total de defectos en ejes, ruedas, neumáticos y suspensión alcanzan los 2.418.198 fallos.

Las emisiones

Las emisiones emitidas por los vehículos se calculan a través del tubo de escape. Es lamentable que el número de vehículos suspensos en la ITV ascienda como lo hacen sus niveles de emisiones. Las emisiones son superiores a los establecidos de acuerdo con su fecha de fabricación y al tipo de combustible. Este dato va en aumento y se estima un total de 1.355.508 defectos graves y 8.882 defectos leves.

La dirección

El sistema de dirección es vital para que el conductor pueda controlar la trayectoria del coche. Los fallos en los fuelles de dirección y las rótulas son los más habituales, con un total de 970.810 defectos entre graves y leves.

Acondicionamiento interior

Los defectos en el acondicionamiento interior no son tan abrumadores, un millón de coches casi alcanzan esta debilidad. Pese a ser uno de los elementos más importantes de nuestra seguridad, el defecto más común es el mal estado de los cinturones.

ITV desfavorable vs ITV negativa

Una vez que se efectúa la ITV podemos recibir uno de estos tres resultados:

  • ITV favorable
  • ITV desfavorable
  • ITV negativa.

Una ITV favorable puede significar que el vehículo esté en perfectas condiciones o que el vehículo presente defectos muy leves que el propietario deberá repararlos, pero no está obligado a volver a pasar la ITV para su comprobación.

Recibir un resultado desfavorable es bastante común, ya que este supuesto tiene lugar cuando se detecta un fallo grave o varios fallos leves en la ITV que puedan poner en peligro a los ocupantes del vehículo o al resto de los conductores. En estos casos podemos circular únicamente desde la estación de la ITV al taller y luego, regresar a la ITV para una segunda revisión del vehículo.

La ITV negativa supone la acumulación de faltas graves. El coche queda inmovilizado en la estación de inspección técnica y no puede circular en la vía pública. Para llevarlo al taller tendrás que hacerlo en una grúa. El plazo para arreglar el coche y volver a pedir cita en la ITV es de dos meses.

Una vez que hayas reparado las fallas graves que supusieron la ITV negativa deberás volver a la misma estación que emitió el primer veredicto para que te den el visto bueno al vehículo.

Ahora ya conoces cuáles son los fallos más comunes en la inspección técnica, ya estás listo para pedir la cita y aprobar satisfactoriamente la ITV. Por otro lado, si tu vehículo siempre presenta problemas para pasar la ITV, te recomendamos que cambies de coche y apuestes por un vehículo más sostenible y en condiciones mecánicas optimas.

┬┐Qu├ę te ha parecido? Comenta!

comments