Qué instalación necesita una secadora de bomba de calor

Entre las ventajas de las secadoras de ropa modernas figura la promesa de facilitar la vida del usuario, pero ¿hasta qué punto cumplen lo prometido en lo que respecta a instalación? Descubre cuán difícil o sencillo es instalar un modelo con bomba de calor.

Secadora de bomba de calor ¿qué dificultad reviste su instalación?

Debido al propio funcionamiento que las diferencia de las secadoras de evacuación, las secadoras de bomba de calor no necesitan gran instalación bastando con enchufarlas y elegir el programa deseado para comenzar a disfrutar de sus prestaciones.

Sin embargo, exprimir al máximo la calidad de la experiencia requiere tomar en consideración ciertos aspectos elementales, comenzando por la correcta selección del lugar en el que será colocado el electrodoméstico, cuidando de disponer una toma de corriente de fácil acceso, que además soporte 2.000 W.

Superficie, espacio y temperatura de la estancia

Es importante que el suelo esté totalmente plano, o en su defecto, regular las patas hasta que queden niveladas, esto evitará vibraciones y ruidos molestos. Conviene que el circuito cuente con interruptor de protección en el cuadro de mando eléctrico y toma a tierra. La temperatura recomendada de la estancia es de mínimo 5ºC y máximo 35ºC.

En cuanto a la disponibilidad de espacio, comprobaremos que quede una separación entre la pared y la parte trasera del electrodoméstico que garantice la correcta ventilación, recordando que por media, una secadora de bomba de calor mide alrededor de 85 x 60 x 60 cm de altura, profundidad y ancho.

Aun así, conviene tomar en cuenta las especificaciones exactas del modelo antes de instalar, los centímetros que adiciona la puerta y si la dispondremos empotrada bajo la encimera de la cocina.

Junto a la lavadora o sobre ella

Normalmente, desde el punto de vista de la comodidad, el mejor lugar para instalar una secadora es junto a la lavadora, pues elimina el tener que desplazar la ropa mojada.

Cuando el espacio no lo permite, la instalación en columna se presenta como solución, pero no debemos olvidar dos aspectos elementales: por un lado, la altura en la que quedarán los mandos, y por el otro el tener que levantar la ropa mojada para introducirla en la máquina.

Del mismo modo, al superar en peso a la lavadora, la secadora siempre irá instalada arriba, luego de comprobar que ambos electrodomésticos compartan profundidad y anchura.

Posicionar y enchufar

Comprobada la ventilación y el nivel del piso, no está demás verificar la presencia de un desagüe cercano en el que conectar la secadora evitando así, tener que vaciar manualmente el agua que resulta de la condensación.

A estas alturas de la instalación, lo que sigue es enchufar y comprobar el funcionamiento, aconsejándose esperar un par de horas antes de la primera puesta en marcha.

¬ŅQu√© te ha parecido? Comenta!

comments