Dónde está Basilea

Basilea es una ciudad suiza que se encuentra localizada en la frontera con los países Alemania y Francia, conocida por los alemanes de la zona como ‘la esquina de los tres países‘ (Dreiländereck) y por los franceses como  ‘el distrito de las tres fronteras‘ (District des trois frontières). Se halla al noreste de Suiza, a orillas del río Rin.

La ciudad de Basilea cuenta con un clima muy fresco y confortable de 10 ºC durante el día; el invierno suele ser muy frío,  llegando a los muy bajos -2 ºC, y un verano muy cálido que llega a los 25 ºC. Aunque no lo parezca, donde está situada la ciudad le otorga una factor ambiental que la describe como una de las ciudades más cálidas del país.

Basilea es la ciudad cultural por excelencia; es una ciudad estudiantil, cuenta con muchos museos, teatros y festivales, así que tendrás mucho para ver y hacer en ella. El centro histórico de Basilea es uno de los más bellos de Suiza y es un imperdible pasear por las orillas del Rin. ¿Sabes dónde está Basilea? En este post te contamos esto y más.

Historia y Cultura de Basilea

Basilea es un territorio con una historia muy basta e importante, constituida por múltiples guerras y construcciones de fuertes; lo primero que se describe de la ciudad es la fundación de Augusta Raurica, un pueblo construido por los romanos que, en la actualidad, es un museo abierto.

Esta ciudad fue territorio de guerras por su cercanía con el río Rin, ya que poseía el primer y único puente de la época. Los romanos cayeron en el año 450, y es justo allí  cuando los alemanes tomaron posesión; posterior a esto, los francos dominaron el territorio en el año 750 y no fue hasta el año 1000 que el Imperio Romano Germánico la reconoce como una ciudad libre.

basilea-2

Son muchas las estructuras arquitectónicas que se encuentran en la ciudad, como la Catedral de Basilea y la Universidad de Basilea, siendo esta última la primera universidad del país y reconocida por albergar algunos de los más prodigiosos intelectuales de la época, como  por ejemplo a Paracelso, Daniel Bernoulli y Erasmo.

Esta ciudad tiene una cultura tan basta que fue considerada para ser la capital europea en el año 97. Estos méritos son gracias a sus dos orquestas sinfónicas, los coros de los niños cantores de Basilea, el carnaval más importante de suiza y el Art Basel, el evento de arte moderno más famoso de Europa. Además, Basilea posee innumerables museos y equipos deportivos de élite.

¿Dónde está el aeropuerto de Basilea?

El aeropuerto de Basilea, conocido también como el Aeropuerto Basilea-Mulhouse-Friburgo, es el único aeropuerto binacional del mundo y sirve como punto de partida para las ciudades de Basilea-Suiza, Mulhouse-Francia y Friburgo-Alemania. Se localiza exactamente en el municipio  Saint-Louis, al sur de Alsacia de Francia.

Para llegar a Basilea, si estás en Barcelona o Madrid, por ejemplo, es mejor ir hasta Zürich y desde allí tomar el tren hasta Basilea, el cual sólo tarda una hora. Zürich es una de las ciudades más interesantes de Europa, así que aprovecha el viaje y mata dos pájaros de un solo tiro.

¿Qué hacer en Basilea?

Basilea es una de las ciudades más pobladas de Suiza y una de las que más museos tiene. Es una ciudad muy dada a la cultura, la literatura y las artes, por lo que hallarás muchos teatros, galerías y museos hasta de renombre internacional.

El carnaval de Basilea, la fiesta más popular e importante de la ciudad, llamado Fasnacht, es todo un evento que tanto locales como turistas disfrutan.

Se dice que la ciudad es visitada por un millón de turistas cada año. Los ciudadanos se preparan para inaugurar este evento con un gran desfile nocturno, el cual da inicio a una serie de actividades y fiestas muy amenas, divertidas y pintorescas que invaden todas las calles de esta ciudad.

 

Imagen relacionada

 

Visitar Basilea durante la época de los carnavales puede ser una gran apuesta para cualquiera.

Además de sus museos, Basilea tiene muchos lugares verdes, tales como jardines botánicos o parques donde es común pasar días tranquilos para leer un libro, hacer un picnic, descansar y montar bici o hasta practicar algún deporte. Las orillas del río Rin regalan un paisaje romántico, muy europeo y atractivo a la ciudad, por lo que muchos caen rendidos ante este majestuoso río.

Debido a ello, es normal encontrar mucha gente caminando a orillas del Rin, tomando una cerveza, un café o sencillamente esperando una puesta de sol. Bañarse en el Rin es una de las cosas que los basilienses más disfrutan. Así que no dejes de deleitarte con este fabuloso paisaje fluvial que te ofrece éste, uno de los principales ríos que atraviesa buena parte de Europa.

Gracias al clima tropical, mediterráneo, que tiene Basilea, casi todo el año se puede disfrutar de un buen sol, lo que permite pasar los días al aire libre, en un vida activa, fiestera o tranquila si lo prefieres.

Por ser una ciudad universitaria, los jóvenes siempre tienen un plan para distraerse, pero esta ciudad suiza es un bonito y agradable destino para descansar y llevar una vida un poco más apacible.

Algunos eventos importantes que se llevan a cabo en Basilea son: los mercadillos navideños en Barfüsserplatz y Münsterplatz, los cuales son los mercados más importantes del país en la época decembrina; también el evento de tenis internacionalmente conocido como Swiss Indoors Basel y el Baselworld, la principal feria de joyas y relojes del mundo.

Especialidades culinarias de Basilea

Por ser una ciudad que ama las artes, el arte de la cocina no ha quedado excluida en Basilea, pues allí hay muchos restaurantes que dejarán con la boca abierta a cualquier sibarita, así que aprovecha la oferta gastronómica de la ciudad, la cual es una apuesta elegante, muy elaborada, artística y mundialmente reconocida, pues podrás hallar hasta restaurantes galardonados con las famosas estrellas Michelín, como el Chaval Blanc. 

Algunos platos comunes en Basilea son la popular tarta de cebollas,  el pan con jengibre y frutas confitadas y el Mässmogge, un caramelo de avellanas. El hypokras, un vino de hierbas, es muy común durante el invierno. La gastronomía está influenciada por el sabor mediterráneo y por la cocina alemana, francesa y, por supuesto, la suiza.

 

Imagen relacionada

 

Las galletas Basler Leckerli

Las galletas Basler Leckerli, las cuales tienen una historia que data desde mitad del siglo XIV, son las galletas típicas de Basilea. Se elaboran con miel, harina de trigo, frutas confitas y frutos secos. Tienen forma rectangular y, cunado ya se han horneado, se espolvorean con azúcar. Estas galletas son una de las delicias que no pueden faltar durante tu visita a Basilea.

Resultado de imagen para Basler Leckerli

 

Además de disfrutar del Rin, de comer platillos deliciosos y de conocer los lugares más emblemáticos de Basilea, también puedes recorrer la ciudad a pie, ir de compras en los mercadillos,  en las tiendas exclusivas (en el casco antiguo de Basilea) o en los centros comerciales (en el área moderna de la ciudad), y distraerte en algún club o bar de la ciudad; entro de los más populares están Cargobar y Kuppel.

Puedes comprar el BaselCard, la tarjeta turística de la ciudad que te regalará conexión WiFi, te permite andar en el transporte público sin tener que pagar y te brinda descuentos en los principales museos y lugares turísticos de Basilea.

¿Qué ver en Basilea?

  • Museo de Arte de Basilea: es un museo que contiene la colección de arte más vieja del mundo; el edificio donde está el museo fue levantado en 1936 y está inspirado en el norte italiano, con una arquitectura moderna para su época, pero conservadora. La colección del museo se empezó a reunir en 1662 y posee piezas de la Edad Media que son únicas y no podrás encontrar en museos similares. Este museo está muy cerca de otros museos importantes de la ciudad, así que ten un tour museístico de una vez. El Museo de la Fundación Beyeler es otro imperdible si eres amante del arte clásico, pues es una de las colecciones de arte privadas más espectaculares y completas del mundo.
  • Puente del Medio: llamado Mittlere Brucke, uno de los puentes sobre el Rin más antiguos que hay, y que tiene la particularidad de dividir la ciudad en dos, la ciudad antigua y la ciudad moderna. Este puente fue construido en 1232 y  en uno de sus tramos hay una vieja capilla, donde se estilaba firmar las sentencias de muerte de los condenados o criminales.
  • Fuente de Tinguely: una de las fuentes más emblemáticas de Basilea, caracterizada por tener varias esculturas de hierro moviéndose dentro de ella. Esta fuente fue construida en el año 1977 donde antes había un teatro, de allí su inspiración artística.
  • Catedral de Basilea: una fabulosa catedral que exhibe un gran estilo gótico y romántico. Es un símbolo de Basilea y se encuentra en una de las plazas principales, la Münsterplatz. Destaca por tener dos torres de unos 60 metros de altura y por su rojiza fachada, construida con roca areniscas, una roca sedimentaria dura. No te quedes sólo tomando fotos de su fachada, sino que tienes que entrar para admirarla; eso sí, no es una de esas catedrales repletas de imágenes religiosas, sino que más bien es un espacio libre, elegante, donde se realizan conciertos. En ella, está la tumba de Erasmo de Roterdam y en su parte trasera hay un sitio magnífico para observar el río Rin.

 

  • Parque zoológico de Basilea, conocido como Zolli: es el zoológico más antiguo del país y es un sitio agradable para ir con los niños, pues posee gran diversidad de flora y fauna. En el Zolli, el vivarium es una de las áreas más atractivas para los visitantes, pues hay muchos reptiles, peces y anfibios. En total, hay unos 4 mil animales en este zoo.
  • Pfalz, una terraza que se encuentra detrás del coro de la catedral de Basilea; es un lugar muy concurrido debido a que ofrece vistas fenomenales de la ciudad y es un sitio tranquilo para pasar la tarde.
  • Museo Judío de Basilea, es un interesante museo que destaca y cuenta el estilo de vida que los judíos fueron obligados a llevar durante muchos años porque no se les permitía ser parte de nada; es decir, ellos no eran parte de ningún gremio y sólo podían tener trabajos independientes como la ganadería y la agricultura. En el museo hay documentos importantes que tiene que ver con la Primera y Segunda Guerra Mundial y con la llegada de la imprenta a Suiza, que se sabe que fue por el mismo Gutenberg a través de las aguas del río Rin.

  • Puertas amuralladas de la ciudad, de las cuales sólo queda la Puerta Spalentor, la cual se caracteriza por estar posicionada en una torre cuadrada y contiene tres esculturas del siglo XV.
  • La tumba de Erasmo de Rotterdam, un filósofo, teólogo y filólogo que murió en Basilea y es parte importante de las artes y la cultura de la ciudad y del país como tal. Uno de los humanistas más influyentes de su época. Esta tumba está dentro de la catedral.
  • Casco Antiguo de Basilea, uno de los cascos antiguos más bonitos e impresionantes de Europa; este lugar es sin duda alguna mágico y con una oferta muy diversa, pues es un sitio para empaparse de la riqueza histórica y cultura de esta ciudad Suiza, pero también para el entretenimiento, ir de compras y comer y beber. ¿Te apetece una buena cerveza? Este es el lugar perfecto para ello. Tomar una cerveza artesanal en alguna terraza del casco histórico es un plan perfecto para descansar después de recorrer a pie esta parte de Basilea.

  •  Kleinbasel: es el barrio más popular de Basilea, porque es el más moderno y animado. Este barrio está ubicado en la nueva ciudad, la zona moderna, y en él hay muchos locales, restaurantes, tiendas y plazas donde puedes disfrutar a la orilla del Rin.
  • Confiserie Tea Room Schiesser, una de las confiterías más exquisitas del mundo, apreciada por suizos, franceses y alemanes. Es un lugar ideal para quienes disfrutan de un buen dulce o del chocolate. Está operativa desde el año 1870, así que es un lugar iconico de Basilea.

Además, si tienes tiempo, te animamos a hacer una excursión desde Basilea; por ejemplo, puedes ir hacia Zurich o hacia Ginebra.

¿Qué idioma se habla en Basilea?

Esta es una de las preguntas más frecuentes, pues como dijimos al principio, Basilea es conocida como ‘la ciudad de los tres países‘, por lo que hay cierta curiosidad sobre qué idioma se habla allí. Bueno, en Suiza hay cuatro idiomas oficiales, alemán suizo, italiano, francés y una mezcla de todos estos conocida como romanche.

Debido a la ubicación fronteriza de Basilea, en esta ciudad se habla es el alemán; claro, si te mueves en cierta dirección, saliendo de la ciudad (pero sin hacerlo por completo) notarás cómo la gente puede hablarte en francés, por ejemplo.

Resultado de imagen para transbordador basilea

 

El río Rin parece ser el alma de la ciudad,y también es el que separa, a un lado y al otro, a la ciudad antigua del casco moderno, por lo que se creó una especie de transbordador o ferry que funciona con poleas suspendidas de un cable de acero y con la corriente fluvial del río para transportar a las personas de una orilla a otra. Sin duda alguna, debes montarte en uno de ellos.

Itinerario de viaje a Basilea: 2 días

Basilea es, a nuestro parecer, una ciudad de paso, pues lleva a muchas otras ciudades interesantes en Francia, Alemania y la misma Suiza. Sí, pareciera difícil estar en Basilea y decidir hacia dónde apuntar. Esta decisión dependerá del tiempo que el turista tenga y, obviamente, de sus gustos y presupuesto. Pero bueno, con dos días en Basilea será suficiente para recorrer sus principales atractivos y empaparse un poco de la cultura y el arte que arropa a la ciudad.

A continuación, te dejamos un itinerario de viaje de 2 días a Basilea, para que le saques provecho a tu estancia y tengas un tiempo inolvidable en esta fronteriza ciudad.

  • Día 1: ve hacia la zona de Marktplazt, no sólo para conocer estar popular plaza, sino para visitar la catedral, luego ir hacia el Museo de Arte de Basilea y el ayuntamiento. También, tienes cerca el Puente Mittlere Brucke y la Fuente de Tinguely. Para culminar la tarde, date un paseo por lasa calles calles Burgweg y Grezancher, para disfrutar de la nueva ciudad, comer y beber y terminar tu día con una vida nocturna muy movida y divertida.

  • Día 2: visita el Museo Judío de Basilea, luego ve a la confitería Schiesser y de allí parte hacia La Messe, un barrio súper entretenido porque en él se celebra el famoso Art Basel, y donde hay festivales, sitios a orillas del Rin para bañarse y hasta un ajedrez gigante. Regresa por la tarde y ve de compras; un sitio ideal es la calle Freie Strasse y termina el día, con una noche inolvidable en Kleinbasel.

Consejos finales

Basilea es una ciudad muy culta, por lo que notarás que la gente, aunque amable, es siempre formal y un tanto reservada; la ciudad está culturizada para recibir a los turistas y brindarles una estadía cómoda, pero vale la pena mantener el mismo tono de respeto con los locales.

Lo normal es recorrer la ciudad a pie o en bici, pero si tienes que ir a lugares muy lejanos del casco histórico, se recomienda tomar el tranvía o el autobús; los taxis pueden ser algo costosos, así que lo mejor es tonar taxis sólo en las noches, si te vas de fiesta, pues a esas horas de la noche no encontrarás transporte público.

La comida de Basilea es exquisita, y hay una alta gana de restaurantes que podrían ser buena opción si buscas una velada romántica; hay algunos restaurantes de estrella Michelín en la ciudad, así que revisa tu presupuesto y date un gusto. Sin embargo, hay para todos lo bolsillos, y la comida es deliciosa, pues está influenciada por la cocina alemana, la francesa y la suiza, lo que significa que hay mucho vino, mucha cerveza artesanal y mucha salchicha, así como quesos y chocolates para tirar para el techo. Por lo demás, ¡buen viaje!

 

¿Qué te ha parecido? Comenta!

comments